Comportamiento conciertil.

05/05/2008
10
0
0
0
0

Me estoy haciendo mayor. Ya tengo más de 30 años. Y creo que estoy perdiendo los papeles. De repente me ha entrado una vena adolescente que se manifiesta cada vez que voy a un concierto que me gusta. Lo que siempre odié y me daba una vergüenza ajena inenarrable: el dar palmas, corear las canciones, poner el puño en alto, pedir otra a cascoporro… ahora me flipa y me emociona. Sí, doy mucha pena pero siento que a mi edad, y ya superada mi militancia tribal, he recuperado la fe en los conciertos. Chicos y chicas, hay que fliparse.

Últimamente voy a mucho concierto y mi reflexión de arriba me ha llevado a enumerar ciertos comportamientos con los que no estoy en absoluto de acuerdo y otros que abrazo con el mismo entusiasmo con el que pongo el puño en alto cuando un estribillo o guitarrazo me emociona. Ahí van…

De acuerdo con:

-Hacer el “husky”. He pasado de odiar a abrazar a los huskies. Estos amantes de las guitarras y las barrigas prominentes son el público más agradecido del planeta. Como los jevis de antaño se lo pasan pipa en cualquier concierto de mierda y lo viven como si una final de la Champions League se tratara. Sin ir más lejos, el otro día y por cuestiones que no vienen a cuento, fue a ver a unos Huskies de pedigrí y debo reconocer que se me erizó el vello.

-Los conciertos multitudinarios y de grandes “artistas”. Otro nivel. Aquí y rodeados del gran público la cosa se vive como nunca. Banderas de países remotos, pancartas, oeoés, histerismo, desmayos… Como decía, otro nivel. Ejemplo: el concierto de Juanes en el Palacio de los Deportes.

-Los adolescentes. Soy aficionado a los grupos de malotes para niñas. Ya saben, los que llevan piercings y tatuajes y cadenas en los pantalones. Aquí la experiencia es como la del punto anterior pero como para “auténticos”. La gente corea las canciones en inglés aunque no se las sepan (¿han probado esto? Es la monda), ponen las manos en alto como si estuvieran entregándose al Señor y hacen colas durante horas para hacerse con las primeras filas. A favor.

Nada de acuerdo con:

-El comportamiento ardilla. Mira que me molan y que me autodefino como ardilla-jipi pero creo que ese miedo social escénico es inadmisible. Suéltense, relájense, follen un rato y disfruten que «emo» viene de emocional y las bandas que les gustan aunque no les guste, son de puño en alto.

-Las palmadas de los pijos. Los pijos en los conciertos están como fuera de su hábitat por eso hacen cosas raras. Lo que no me gusta nada es cuando se emocionan y se ponen a dar palmas como si estuvieran en un meeting del PP o en misa. Alguien debería decirles algo. Yo no, pq aunque me da un poco de asquillo reconozco que me mola ese escalofrío que me recorre todo el cuerpo al verles dando palmas. Uff…

-El rollo periodista. No sé si en su ciudad hay prensa musical, en la mía sí y no tengo nada en contra pero también se comportan raro. Tienden a juntarse entre ellos y siempre ocupan el lugar de la barra. Hablan mucho y se pierden el concierto pero luego escriben sobre él y siempre meten en la crítica a algún colega de la profesión con el que han estado charlando. Menudo morro.

-La barra libre. No y no. Lo de las barras libres, reservado a fiestas de postín y presentaciones de discográficas multinacionales en plena crisis, está muy mal. La gente se despista, se amontona, se empuja y luego no ve nada.

-La farlopa y/o los batallitas. La droga social por excelencia distorsiona la paz en los conciertos. Uno acaba más pendiente del próximo viaje al baño y se cuece más que nunca pq «je, como no te emborrachas». Si a esto se le suma que a uno le entra esa soltura que te da hablar con cualquiera pues peor. Coca no y batallitas menos. Si alguna vez me ven así digan: “no Borja no”.

-Los cantautores. Que pidan silencio me pone enfermo. Que canten mejores canciones y verán como la gente corea.

Pues eso es todo, Nos vemos en el próximo concierto y hacemos una conga.

Por Borja Prieto.
http://es.myspace.com/yoyoindustrias


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /var/www/esta-pasando.com/public/www/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 399

Comenta con Facebook

10 Comentarios

  1. Muy de acuerdo con todo. Pero el problema de la coca va más allá de los conciertos, ¡es una cosa tan complicada de preparar y consumir! Los conciertos están más para otros formatos, pero claro, de contar batallitas no te libra nadie.

    Gabbo

  2. Me entrego, canto cual karaoke, hago los coros, me río de las gracias del cantante en cuestión, grito guapo, doy coletazos a todos de mi alrededor hasta que terminan haciendome un hueco sin yo pretenderlo porque me molan las aglomeraciones conciertiles, me compro chapas de superfan y las llevo orgullosa toda la noche en plan ‘sí, he tenido un planazo y he ido a un concierto de modernos’, aplaudo con las manos en alto y el puño siempre bien arriba, me pongo estilimos de acuerdo al grupo que voy a ver, me hidrato cervecilmente hablando antes del concierto… Quién es el valiente para acompañarme al concierto de The Teenagers, que encima son un bodrio pero no se por qué me molan!!!!!????

    vanesa

  3. Borja,
    en mi modesta opinión faltaría añadir el músico asitente a un concierto. Un comportamiento cercano a la «prensa musical». Eso si, quizás más callado y distante, y poniendole falta a todo. Apenas conozco un músico que disfrute un concierto de otro. Mi mayor hitazo aquí, fue oir en un pleistocénico concierto de Radiohead en Sevilla(organizado por los 40 !olé ahí!), «es un grupo de segunda división».
    Otra variante, para mi detestable y que me causo un serio problema en uno de YesusanMerichain, es la niña que pone el bolso en el suelo. El ostiazo esta asegurado como te despistes.
    !Viva la conga!. Conga eh, eh!.
    pd:_ por ponerme cara, nos vimos en el SouthPop, y charlamos sobre tu blog y sra esposa.
    Como se diria en la radio y hablando desde la más sentida admiración, ante todo «enhorabuena por tu blog».
    un saludo,

    mylifewithduckula

  4. y del mechero que me dices? a favor o en contra?

    mauro

  5. Mauro, reconozco que me gusta el efecto que provocan 1000 mecheros encendidos en un estadio a oscuras pero yo jamás y digo JAMÁS lo haría. Siempre me quemo y me da vergüenza, es como hacer el gesto de aborto libre con las manos o el clásico manos blancas anti-eta. No me va.

    Onanista, la coca es la droga de los cazurros, es mainstream y totalmente asimilada por los jóvenes. No sé si está de moda pero está en todas partes. Es más fácil pillar coca que jachís, o no?

    Vanessa, voy contigo a Teenagers.

    Salud.
    B.

    Borja Prieto, ¡Está pasando!

  6. qué arriesgado es usted, señor prieto…

    vanesa

  7. super a favor de la gente que se lo pasa bien como público, y de los que piden canciones al grupo (rollo homer simpson)
    en contra de la gente que no se calla en los conciertos (en barcelona es un escándalo la gente que no para de hablar nunca), de los que comentan en plan «yo también tengo un grupo» y de los que miran los pedales que usa el guitarra

    rai

  8. pero bueno borja!yo pesaba ke siempre habias vivido los conciertos asi,los martinez lo llevamos en la sangre,sino mira al emocionao de juli,o a mi,siempre lo habia dado todo,o eso pensaba,pero me supere a mi misma en el concierto de don omar ,porke hay artistas ke te motivan mas ke otros,y don omar fue inspirador,tanto ke apesar de ser gordo y feo lo vi como un auntentico sex symbol y lo keria tener dentro de mi.el mismo efecto produjo en lucia.el momento cumbre fue cuando se acerco a nosotras,ke estabamos en primera fila,y le agarramos el muslo negandonos a soltarlo,gritando como histericas pero de verdad,no en plan venga vamos a reirnos,fue lo mas…

    victoriasalloum

  9. Jajaa pues yo soy de las que provoca al personal (¡Otra, otra, otra!) para que salgan en los bises:
    OÉ OÉ OÉ OEEÉ…
    OEEEEEE…
    OEEEEEE…

    Yo, la miss

Responder a vanesa Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Google+