Granjero Busca Esposa. Episodio 6. El Éxtasis.

03/11/2011
0
0
0
0
0


Hola a todo el mundo.
Fans, detractores, implicados, equipo, ex-Granjeros, ex-pretendientas, trolls de este blog, provocadores del #carruselgranjero, seguidores en la sombra, familiares, granjeros del mundo, guionistas culpables, pueblos colindantes, musicadores modernos… ¡FANS DE GRANJERO BUSCA ESPOSA! ¡celebremos todos nuestro fanatismo por el programa!  Seamos conscientes de que el programa es una especie en extinción y exprimamos lo que nos queda, celebremos su existencia y desplumemos y elevemos a la categoría de dioses a sus protagonistas. GBE demostró ayer que como reality es superior.  Lo de ayer fue una obra maestra. Sí, lo reconozco, el capítulo anterior me dejó frío. Me pareció un mojón, una cagada. Ni siquiera el mítico gatillazo y olor a pies lo salvó. Fue lento, sin ritmo, normal y corriente como otros realities. Ayer no, ayer fue bocatti di cardinali, una especie superior. Hoy, aún con el globo de su visionado,  he decidido una vez más escupir mi fanatismo en forma de oda. Oda al ritmo galopante, oda al entretenimiento bizarro, oda al extremismo catódico pero sobre todo oda a la televisión bien hecha, al entretenimiento definitivo. Granjero Busca Esposa, gracias por existir. He aquí los jits de ayer:
Andabluff
Lo comentábamos en casa. La granja de Luis es probablemente la peor granja de la historia de Granjero Busca Esposa. No recuerdo tanta inactividad ni tan poca emoción en las cuatro ediciones. El pasotismo del andaluz es de tarjeta roja, me imagino a los pobres redactores y guionistas hablando con las chicas y pidiéndoles de rodillas que se lancen a por Luis, que lo provoquen, que lo desnuden, que lo follen, que le peguen… buscando un halo de emoción. Una cosa es verdad, sonaron hits por un tubo pero ni siquiera las melodías de La Bien Querida o el Grupo de Expertos Solynieve hicieron que la granja andaluza tuviera un mínimo atisbo de emoción. Está muerta, DEP y me da pena porque confiaba en las palabras amenazantes y la belleza de Yuna y nada, porque Mayca parecía una luchadora dispuesta a matar pero nada y porque la otra, que lleva camisetas de Bowie y no sabe quien es, tiene un cuadro de bipolaridad latente que podría ser divertido, pero nada. Como intuía la canción de María Jiménez “Se acabó”. Sólo un tsunami, un intento de asesinato o una peste que acabe con todos los caballos de Andalucia podría espabilar a Luis. Y eso, aunque nos pese, es poco probable. Cruzaré los dedos.
Román Revival
A favor. Completamente fan de la pareja formada por Big Bad Yessica y Roman. Soy fan de la enorme pareja que hacen, ¡como fue ese baño en la piscina con Barry White a todo trapo! Esa estampa del sol poniéndose mientras se secan a la sombra de los olivos y el campanario con La Casa Azul de fondo también fue magnífica. Una de las cosas que más me gusta del programa son los enamoramientos que me hacen pasarlo mal, que me provocan ternura y vergüenza ajena a la vez, que me hacen sonreír y este fue, o está siendo uno de ellos. Por momentos me recordó al amor vergonzante de Aitor y Ana de la primera temporada, quizás uno de los amores más reales del show. Lo reconozco, me flipa ver lo panolis que nos volvemos cuando nos enamoramos. Por todo esto y por la fabulosa cena donde Yessica y Román se ponen de vino hasta el ojete vuelvo a confiar en el amor en Granjero. La cena fue suprema, ambos demostraron tener una compatibilidad y un hermanamiento propio de colegas de toda la vida. En la cena, con ellos ciegos y soltando ceros uno detrás de otro, yo vi amor, el ambiente que crearon más propio de una película de risa fue gordo. Yo vi un gigantesco feeling, una compenetración mastodóntica y un amor que puede funcionar. Yessica es práctica, tiene carácter, trabajadora, suelta cuando va piripi y seca pero con un agudo sentido del humor. Román es majete, su gente lo quiere, poco a poco va distinguiendo que a una señorita no se le puede tratar como a un animalote y es un chaval que disfruta de su vida como vimos en la capea. Además la grande Yessica “le ha tocado el ese” que supongo debe ser o el corazón o el pene. Bestiales los lloros descontrolados de Yessica hablando con su madre (lleva 5 días en la granja, recuerden que Elo lloró al segundo día) y la broma bromista de Román, “señora la llamo del Precio Justo”, una broma vintage que nos pilló a todos desprevenidos.
Ups, se me olvidadaba Nika, la tonti-pop, que se autodefine como “el alma de la fiesta”, va vestida por el pueblo de famosa, ya saben, con gafas grandes y palmera y se muestra risueña. Me gusta su forzada felicidad y su tenacidad, no creo que se vaya a dar por vencida, morirá luchando y en el camino confío en que nos deje momentos meteóricos.
Por lo demás déjenme declararme fan fanísimo del pueblo de Román. Su implicación en el programa es algo que me asombra y me alegra, dice mucho a favor de Román. Oficialmente le quito el apellido Pilatos y vuelvo a poner toda mi confianza en él o más bien en ellas. Además baila pogo muy bien, por momentos parecía que estaba en un concierto de Gorilla Biscuits.
Os problemas do Gustavinho
Tuvimos la suerte de disfrutar una semana más de Vanesa, esta vez enferma y con gastroenteritis aguda. Se pasó el show tirada en la cama, sin arreglarse, en chandal, con legañas. No paró de quejarse. Esa fue su táctica malrollera para seducir a un Gustavo que ya la odiaba de antes. Fail, megafail. Lo único que consiguió es que nosotros los espectadores también la odiáramos e incluso, y yo lo vi, que insultáramos al televisor que el pobre no tenía culpa de nada. Como dijo Cristina, que me pareció de lo más razonable en el episodio de ayer, sólo le faltó desnudarse para llamar la atención. Afortunadamente no lo hizo. Ni con esas lo hubiera conseguido, ya estaba out, caput. Nos seguimos preguntando porque volviste a entrar. Aunque haya sido un chasco, yo por lo menos, reconozco que he disfrutado como un enano con el intento. Lo demás tampoco dio para mucho. Me gustó especialmente la aparición de la sección femenina de familiares de Gustavo, niños incluidos y las abuelas alertando al chaval “no te hagas novia, las mujeres son muy malas”. Con ese panorama poco  confío yo en la felicidad de Gustavo con una mujer. Debería liarse con su ayudante negro que tiene buena planta y parece majísimo. 

PRO-MELENDI
Basta ya, no la aguanto más. Vivi se ha confundido de programa y de rol. De rol porque por momentos toma el rol y el aspecto de una mujer maltratadora que odia a su marido y busca cualquier reacción para destrozarlo e insultarlo. Una vez por televisión vi un reportaje de Hombres Maltratados y las maltratadoras actuaban exactamente igual que Vivi. Era un maltrato psicológico sin tregua, basado y cimentado por un odio colosal escupido en cortes, humilladas, desprecios. Sin aliento, sin pausa, constante, como unas migrañas hijas de perra, una intensidad que da ganas de asesinar. Es curioso e interesante el poder de la televisión. Como la ventana a la televisión, la oportunidad de salir en la gran pantalla hace que un ser humano sea capaz de cualquier cosa. Me parece incomprensible y no cabe en mi inmensa cabeza que alguien en su sano juicio por salir en la tele vaya a pasar un mes a un pueblo con un tipo al que no le das una sola oportunidad y sabe positivamente que le da asco y su vida y sus costumbres le dan arcadas. Sólo así se entienden las reacciones de Vivi, en una extraña forma de intentar ser famosa. Ya lo dijo ella “Él para mí no es nada” La pregunta es, ¿por qué aguanta en el show? Es durísima de soportar como espectador, respondiendo a las pregunta me imagino que aguanta o bien porque es una cruel o bien porque está metida con calzador y le pagan. Si no cobra es directamente una hija de hiena.
De lo demás me quedo con la comida familiar con las hermanas de Melendi y su desconfianza general, ¿y si tienen a Melendi encerrado en la caravana? ¿algo así como los Hermanos Fratelli con Slot? Sería duro pero ayer el siniestrismo de la familia me hizo pensar en ello y en cosas peores. Por lo demás esperamos con ansia el acercamiento de Vanesa y Melendi. Mi Melendi favorito siempre será cuando se queda mirando a un punto fijo con la boca entreabierta. 
Post-Elo
Dramón. Elo ya no está. Se fue. Se esfumó. ¿Qué vamos a hacer sin Elo? De repente desapareció, su huida nos hizo  sentir al instante la paz. Una paz de mierda. Pareció que habían abandonado la casa 18 pretendientas gritonas pero no, fue una, fue Elo, personaje que debería ser nombrada Pretendienta de Honor y todos los años, a modo de castigo o prueba, caer en una granja. Ya lo dijo ella misma “soy una persona bastante difícil de convivir con las personas”. Como decía, un silencio sepulcral se apoderó de la granja, un silencio incómodo que hará que la echemos de menos. Por primera vez echaremos de menos al mal, es lo que tiene la televisión, un juego donde lo maligno no es precisamente lo peor, a veces en la tele el mal es necesario. Antes de irse viéndola bailar beoda todos creímos en su recuperación, sus gestos exagerados nos hicieron creer que aceptaba el amor entre Gloria y César pero no, Elo es Eloca, autodeclarada bipolar y por ende, chiflada. Y tal como entró, a base de gritos, se fue. Todo hay que decirlo, Elo borracha y de ansiolíticos es maja. Aún hoy me pregunto, ¿por qué te vas? Te lo preguntó Jeanette cantando y te lo pregunto yo apenado. Dejarás un vacío en la granja descomunal. Ahora solo cabe esperar que la maligna Ángela  te tome el relevo y dinamite la casa e interrumpa el destino aunque por lo que parece Gloria y César están coladitos el uno por el otro. Me parece bien, son muy cómicos los dos y creo, que hasta pueden funcionar. Si volvió la chinada de Vanesa, sería de justicia universal que volviera Elo.
WELCOME TO THE JUNGLE.
Punto y aparte. Como espectador no puedo pedir más. El episodio de ayer en la granja cántabra fue un 10. No soy un sádico ni soy fan del mal rollo pero reconozco el saber hacer televisivo y el ritmo galopante, la excelsa edición y la capacidad de asombro y lo de ayer fue de Premio TP. Voy a enumerar mis momentos favoritos que fueron unos cuantos.
Betsaida y su existencia. En cada episodio dice tener un nuevo bólido, la semana pasada un Porsche, esta un Audi. Extrema, bestia, mentirosa, mal hablada y exótica. Su cara de abre latas (Elisabeth dixit) tiene explicación, un médico le partió la mandíbula al nacer, y ella lo lleva con orgullo. Es un animal televisivo, quizás demasiado extremo.
El tío de Jonathan. Deberían hacer un Gran Granjero y meter a los secundarios de lujo y las que se van. Yo metía al tío de Johnny, a su hermano Iván, a la rubia calentorra que tenía 200 consoladores que desechó Gustavo (fijo que ahora se arrepiente), al transformista amigo de Gustavo, a Elo, al padre de Román y a tres colegas más del rally y listo, programón al canto. 
-La Lucha Encarnizada y sin contemplaciones. Ese rallie, que tantas alegrías nos ha dado, fue uno de los escenarios de la batalla. Los careos, insultos y sobradas de ayer fueron, desde un punto de vista militar, perfectos. Las faltas de respeto, los motes empleados (desde abrelatas a “eres una mezcla de Carmen de Mairena y Marujita Diaz”, parecido más que razonable por cierto) y la rabia que desprendían Elisabeth y Betsaida fueron un espectáculo en todos los sentidos. “Cucaracha”, “¿Tú eres sorda o qué?”, “complejo burra”, “amargada” fueron alguna de las lindezas que sonaron ayer. 
-“Reventarte la mamona” fue la frase del día. A Betsaida literalmente le entraron ganas de reventarle la mamona a Elisabeth. Y todos pensaréis que la mamona es la cara pero no, es un término mucho más amplio que engloba más partes, es como pegarle y reventarle el cuerpo, un ejemplo gráfico del sopapo más violento que os podáis imaginar. Elisabeth, en vez de acojonarse le plantó cara y entonces estalló una escena propia de piques entre yonquis o bandas rivales de Callejeros. También se zurraron verbalmente delante de la madre de Jonathángano, impagable la imagen de Elisabeth bebiendo kalimotxo mientras trabajaba. Como os comentaba y como visteis, una espiral de golpes, improperios y violencia extrema. Quitando la lucha lo mejor fue el momento MTV de la expulsión, perfecta la imagen y solemne la elección, Betsaida la bestia cayó en el programa de ayer. Por suerte nos queda la rubia mal operada que la semana que viene estallará de celos con Rebcca y llegará  a las manos y claro, nosotros seremos testigos.  Un diez. 
Dios salve a Granjero Busca Esposa.
En Episodios anteriores:
Episodio 5: El Ciber Caos 
Episodio 4: Giro epiléptico 
Episodio 3: Señales
Episodio 2: El oráculo 
Episodio 1: Mega-Epic 
Entrevista con Luján Argüelles

Comenta con Facebook

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Google+