Granjero Busca Esposa: Episodio final ¡Un mágico y merecido fin de fiesta!!

20/11/2011
0
0
0
0
0




Hoy 21 de Noviembre de 2011, en una España de derechas, rememoro el último episodio de Granjero Busca Esposa. Grandioso. No se me ocurre otro apelativo para definirlo. Primero por el excelente y conciso resumen que corroboró una temporada sobresaliente. Un paso fugaz donde coincidimos de nuevo con Elo, revivimos la epilepsia y aquel “matando al perro se acabó la rabia”, volvimos a oír el cruel “espero que no te dejen otra vez como tu otra mujer” y muchos de los highlights vividos con los que admito, casi derramo una lagrimita. Y segundo, por todo en general. El programa final fue una acierto, desde ese set tipo ceremonia/bodorrio americano que me recordó mucho a Sensación de Vivir cuando se casaba una y otra vez la madre de Kelly, hasta ese final mágico con bailes desenfrenados, títulos de crédito y rótulos explicativos de “qué pasó con”, un claro guiño a las películas de Judd Appatow, Ben Stiller, Adam Sandler y otros genios del séptimo arte. Todo ello musicalizado por el HIT como un TEMPLO “La revolución sexual” de LA CASA AZUL y unos granjeros entregados al baile más desenfrenado. Mágico final que hizo justicia a una temporada divertida, tensa y conjuntamente ejemplar. Echaremos de menos a Granjero. Ahora sólo esperamos que Tele5 y Cuatro decidan hacer si o si una 5ª temporada y la anuncien de inmediato para no sufrir con la incertidumbre de cada año. Pasemos, con lágrimas en los ojos a repasar el último episodio de la 4ª Temporada de Granjero Busca Esposa, una ocasión más para celebrar su existencia y compartir nuestro fanatismo. GBE, ha sido un placer, vuelve pronto.

César en la gloria.
Felicidades a los dos, no tengo nada más que decir. Surgió una pareja con un futuro esperanzador. Unos tipos que se divierten y se llevan muy bien y encima pegan. Enhorabuena. Y una vez más, gracias a César por creer que Elo podía ser el amor de su vida. Su elección dio emoción y tensión a la granja. Recordaremos a Elo como una de las grandes bipolares de la historia de la televisión, por cierto ¿estaría viendo el episodio final? ¿donde? ¿en casa? ¿en el frenopático? Elo por favor, apúntate a Gran Hermano.
Veredicto Final de la Granja: 7,5/10
Momentos clave: Elo siempre. 

Luis, el Andabluf 
Pese a la trayectoria linear y ser un homenaje en toda regla a la sosería me quedo con el baile final de Luis frente a las cámaras. Por lo demás, craso error coger a un tipo tan inerte y tan poco expresivo.
Veredicto Final de la Granja: 2,3/10Momentos Clave: Ninguno 

Román y Mora del Marqués. 
Impecable y extravagante episodio final. Hoy más que nunca quiero aplaudir a Mora del Marqués, ese ejemplar pueblo . Omnipresente esta temporada ha sido un ejemplo de vivacidad, alegría, jolgorio y simpatía. Esa despedida donde incluso se oyeron cánticos me recordó a las gentes de “Amanece que no es poco”, una de mis películas favoritas de todos los tiempos. Por favor, y aquí hago un llamamiento público y serio, que alguien con tiempo monte una excursión organizada al pueblo, yo me apunto. Seguro que lo pasamos bomba, vemos bonitos parajes y comemos estupendas viandas. Sería un sueño. De paso y como proponía el otro día Marian Garrido podríamos hacer una parada en la caravana del miedo de Melendi y luego acabar de marcha criminal donde Jonathan y así conocemos a su tío (por cierto, que alguien le haga un Club de Fans que también me apunto). Un verdadero Granjero-Tour. A lo que iba, Yessica y Roman amanecieron juntos, lloraron, se declararon una y mil veces y se separaron. El reencuentro fue un espectáculo mayúsculo. Primero por la risa desenfrenada de Román, segundo por su madre que parece un muppet de Spitting Image y es encantadora y tercero por sus suegros, colosal la madre, mitad luchadora rumana mitad pivot ruso y el padre desconcertante y siniestro. Muy bueno todo, además repitieron varias veces ese beso enroscado con boca bien abierta que nos asustó en anteriores programas. Y bueno, ¿qué me dicen de ese flipante final y los bailes desenfrenados de Román ante las cámaras? Para llorar. Ah, se me olvidaba y lo comento por si alguien puede descifrar uno de los grandes enigmas que han rondado mi enorme cabeza esta temporada y que todavía hoy me pregunto, ¿qué lleva tatuado Yessica en el hombro? O mejor todavía, ¿por qué lo lleva? Yessica, esa mujer ñu sobre protegida por sus padres lleva un extraño y misterioso tatuaje en su hombro mitad escorpión, mitad dragón tamaño palmo de Fernando Romay. Es raro, como que no le pega, después de ver a sus inusuales y desconcertantes padres pensé de todo, ¿son una secta? ¿es el misterioso escorpión el logo de la secta? ¿es una mancha de nacimiento? ¿fue jevi metal en su pre-infancia? ¿le va el rollo elfo? En fin, el único cabo suelto en esta espectacular historia, una de las más tremendas de la historia del show. 
Veredicto final de la Granja: 9,5
Momentos Clave: La polémica epilepsia, el baño en la piscina, la aparición de Nika, los padres de ella y allá donde salieran las gentes del pueblo. 

¡Que se nos casa Melendi!
 
Genial Melendi vestido de traje, parecía un elegante portero de finca urbana de postín.  Ya me estaba acostumbrando a él, a sus dientes, a su robótica simpatía. Para mi Melendi ha sido uno de los grandes de esta edición. Por su despiste, por sus estampas mirando al infinito, por su caravana yonqui, por su aguante estoico con la insufrible Vivi, por su humor a la hora de soportar a psychoEva y por ser un tipo que rota la barrera robótica se ha mostrado dicharachero y amable. Además tiene algo que me encanta: dice mucho “mayormente”. Un deje lingüístico que no os puedo explicar porqué pero me encanta en los demás. Me da risa, es un comodín mágico que utilizan grandes como Fiti de Los Serrano o Nicky de Gran Hermano para demostrar su buena labia. Una intención noble pero que repito, me da risa. Pagaría por ver una entrevista en profundidad de al menos dos horas con él, tipo las del Loco de la Colina o Nieves Herrero. 
Pero pasemos a revisar el chocante último episodio en la caravana del amor y del miedo de Melendi. Un episodio que marcará un antes y un después en la robótica paz de nuestro héroe. Melendi recordará para siempre esa improvisada proposición a Vanesa, esa chica que parecía tan poco interesada en él, ese momento en el que le espetó “¿serías capaz de avenirte conmigo a la granja?”. Fue oír esa frase Vanesa y caer rendida a los encantos mecánicos de Melendi. No sólo dijo sí, sino que en el episodio final, en ese marco encantador y americano, con esa carpa tipo boda de la serie Dallas, Vanesa apareció directamente con la maleta y dijo por si no quedaba claro: “Melendi, me voy a vivir contigo”. Fue entonces cuando un cortocircuito emocional sacudió el interior de Melendi con violencia, en casa creímos que desfallecía. Su cara se torció, se quedó mudo. Gracias a Dios reaccionó con una risa tonta y después de que Luján le preguntara “bueno, ¿qué le vas a decir ahora a Vanesa?” sólo entonces contestó con un nervioso e incomprensible “bueno, sí, claro”. Pero aquí no acabó todo, faltaba la traca final, la guinda del pastel. Cuando se retiraron a quitarse presión a un lugar apartado apareció Raulito, el hijo de Vanesa, que con un desparpajo que me dejó atónito saludó a Melendi con simpatía, como si lo conociera de antes de nacer. Melendi al verlo preguntó “¿y él viene también?”. Hoy Melendi y Vanesa preparan su boda y viven juntos. 
Veredicto Final de la Granja: 9/10
Momentos clave: la caravana, Vivi, Eva ciega como un piojo, Melendi mirando al infinito…

Gustavo, tarjeta roja. 
“Es perfecta, lo tiene todo”, así de tajanteh sentenció Gustavo su opinión de Cristina. ¿Pobre e infeliz? ¿iluso engañado? ¿tonto? Probablemente de todo un poco. Para mi la relación entre Gustavo y Cristina ha sido un sufrimiento. El descaro de ella, el primitivismo de él, la pareja que hacían, me resultaba durísima pero debo reconocer que pese a todo, los he disfrutado. Todos sabíamos lo que iba a pasar, todos sabíamos que Cristina había jugado sus cartas y había arrasado. Incluso alguno de vosotros que comentáis este blog había asegurado que Cristina estaba entrenando para el casting de Gran Hermano 13. Si, todos sabíamos que Cristina no era trigo limpio pero también sabíamos que Gustavo venía a buscar una madre para sus hijos y se cegó con dos tetas. El error fue suyo. Nosotros los espectadores recordaremos para siempre y aplaudiremos la pésima elección de pretendientas de Gustavo. Gracias a su precario olfato hemos disfrutado de la incomprensible Vanesa, de su pijama de la pantera rosa, de su gastroenteritis, de la estrategia de Cristina y de mil desgracias más. Pobre Gustavo, la verdad. El futuro está negro para ellos. A esto hay que añadir que parte de la familia de Gustavo no acepta a Cristina, una pereza de situación y relación que solo puede acabar en drama, un bananadrama como un piano. Un agobio sin solución. Todo este no-futuro lo corroboramos en el último episodio, primero con el plantón y extraña ausencia de Cristina (buenísimo el “Es extraño que no haya venido”), luego con el absurdo juego de cartas, y finalmente con la poco emocionante aparición sorpresa de Cristina y sus explicaciones a la cámara hablando de la distancia y las dificultades del amor. Destacar al gigantesco hijo de Cristina y el look de Gustavo. Ya habíamos comentado las influencias NBA de Gustavo a la hora de vestir: sus pendientes, sus gafas, sus chupas. En el último episodio, con ese traje con brillos y esa camisa naranja a juego con corbata de cuello gordo también naranja quedó clarísimo que Gustavo es fan y se viste a imagen y semejanza de los NBA vestidos de Lockout. 
Eso fue todo, en resumen, una historia macabra, para olvidar. Adiós trashumancia. Gustavo, hasta siempre. Cristina, esperamos verte en Gran Hermano 13. 

Veredicto Final de la Granja: 8,3/10
Momentos Clave: la ceporra de Vanesa, Gustavo palote, el vestido de pilingui de Cristina, las gafas de ciclista/Bakala, el amigo negro…

Gracias Jonathángano y allegados. 
He disfrutado muchísimo y he pasado mucha vergüenza ajena con esta historia grasienta, repleta de palabrotas, malos rollos, gritos y gatillazos. Con el tiempo apreciaremos los momentos chocantes vividos. Ha sido una granja muy extrema y muy entretenida con un trío de mujeres digno de un Gran Hermano. Las tres, con sus rarezas, hubieran colado en un casting y seguro, no hubieran pasado desapercibidas. Elisabeth porque es fina como un cepillo, Rebecca por su temperamento explosivo y Betsaida por desafiar a la naturaleza tanto física como emocionalmente. Un trio de película que no hubiera funcionado tan bien sino hubiera existido Jonathan, fantoche pringado y básico como pocos. Juntos y revueltos han sido el complemento extremo y tan necesario de esta edición.
Por favor, propongo una plataforma para que Iván, el hermano de Jonathan entre en el próximo Granjero. Con la condición de que ese secundario de lujo, el tío, salga al menos, como en esta temporada. Muy fan de los dos. 
Veredicto Final de la Granja: 8,4/10
Momentos Clave: los rallies, el gatillazo, Betsaida, la barbacoa, la pareja Rebecca/Elisabeth, Iván el hermano, el tío de Jonathan…

Y se acabó, se acabó Granjero Busca Esposa al ritmo de “La Revolución Sexual”, hit inconmensurable y la mejor oda a las feromonas jamás escrita. Les recomiendo que vean el final. Luján en medio de la pantalla, a sus lados las seis parejas con dispar futuro y acto seguido al ritmo del hit una explosión de alegría, júbilo y felicidad.  Ignorando los momentos tensos, nuestros protagonistas se entregaron al baile, a los brindis, a los abrazos, a la bebida y así, entre bailes y emoción acabó Granjero. Un aplauso a ese final. Un final memorable con pantalla partida parte créditos parte baile precedido de los resúmenes sobre-escritos en pantalla del futuro de las parejas. Un guiño a las grandes películas románticas y también, a esos indispensables clásicos del humor. Granjero Busca Esposa es ante todo, un homenaje al amor, a las risa, a lo risible, a la realidad. Una obra maestra de la modernidad y un reality irrepetible. Granjero Busca Esposa, gracias por existir. Hasta la próxima.

Les dejo con el futuro de las pareja según el scroll que apareció sobre-escrito en la pantalla. 
-César por fin ha encontrado a la mujer de su vida. Gloria sueña con trasladarse pronto a Cevico con su cachuli.
-Luis y Arantxa son novios. Él ha ido a verla a Canarias. Hablan a diario.
-Gustavo y Cristina mantienen vida la ilusión de reenontrarse. El trabajo y las responsabilidades lo hacen imposible de momento.
-Román a superado el miedo a volar con tal de ver a Yessica. Su historia de amor sólo acaba de empezar.
-Elisabeth y Jonathan no han vuelto a verse.
-Vanesa y su hijo Pedro viven con Melendi en Asturias. Ahora están organizando su boda. 

PD: Unos finales de los que algunos sabemos más detalles, el presente del post-Granjero Busca Esposa 4 sigue vivo en Facebook, ese espejo de nuestra vida social donde también están nuestros granjeros favoritos y pretendientas. 


PD2: Por favor si alguien descubre nuevos vídeos de pretendientas en otros programas de televisión, entrevistas a granjeros en la prensa local, updates del momento amoroso de las parejas del show, contádmelo. Basta con un comentario en esta entrada.  Haréis que el síndrome post-Granjero sea más llevadero. 


Atentamente, 

En Episodios anteriores:
Episodio 7: Snif snif
Episodio 6: El éxtasis
Episodio 5: El Ciber Caos 
Episodio 4: Giro epiléptico 
Episodio 3: Señales
Episodio 2: El oráculo 
Episodio 1: Mega-Epic 
Entrevista con Luján Argüelles

Comenta con Facebook

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Google+