OLE-9194-Interpol-All-The-Rage-Back-Home

LA RESEÑA > Interpol: El Pintor (Matador, 2014)

27/08/2014
4
13
13
0
0

35103735

Con Interpol ha pasado como pasa con muchas otras bandas de éxito: todo el mundo les adora en su primer disco, en torno a su figura la prensa se inventa una nueva escena (la que parecía asegurar que en el barrio de Williamsburg en Brooklyn, Nueva York, había más grupos musicales que habitantes), revolucionan el negocio a su manera –en su caso, explotando unos referentes y una estética que habían permanecido dormidos unos cuantos años (la teoría de los ciclos): Joy Division, The Chamaleons, Echo & The Bunnymen, los colores oscuros y una estética filonazi–, sacan un segundo disco todavía mejor que el primero pero, ay las modas, los miembros más reaccionarios del apparatchik empiezan a darles la espalda al grito de vendidos. Aún así, se convierten en referencia firme para un montón de nuevas bandas que surgen al abrigo de su imagen y su sonido (incluso en España tuvimos a nuestros propios Interpol: Cat People). Cuando llega su tercer disco y después de muchas giras mundiales, renuevan su público casi por completo y los fans del principio ya se dan por desaparecidos. Para el cuarto disco ni tan siquiera conservan los seguidores que se acercaron a ellos en su anterior trabajo. Ruptura interna. Dudas. Cuatro años de silencio que para algunos ya dan igual, porque la banda no está desde hace mucho tiempo entre sus prioridades. Pero llegan las reediciones: décimo aniversario del primer disco y los nostálgicos se acercan a curiosear. Se vuelve a renovar la idea de que el grupo merece la pena. Pasó con Wilco, casi punto por punto. Pasó con Radiohead. Pasó con The Cure. Pasará ahora con Interpol: El Pintor (un nombre que en español suena poco atractivo pero que suponemos que atiende a una lógica casi lúdica: El Pintor e Interpol son dos palabras que contienen las mismas letras pero colocadas en distintas posiciones) abre una nueva etapa cargada de futuro. Ellos han hecho su trabajo y el marketing, la estética y la comunicación, harán el resto.

En el texto sobre el grupo que se puede leer en la web de Matador Records, se asegura que no había ninguna garantía de que Interpol volviera a grabar otro disco. Después del abandono del bajista Carlos Dengler, que grabó el cuarto trabajo –Interpol (Matador, 2010)–, y que obligó a los otros tres miembros a sustituirle por diferentes músicos dependiendo de la disponibilidad de cada uno (incluso David Pajo de Slint estuvo tocando unos meses con los neoyorquinos), hubo un parón inédito hasta la fecha: en 2012 Interpol no se vieron las caras. Paul Banks, Daniel Kessler y Sam Fogarino vivían en ciudades diferentes y se creó una distancia real entre ellos. En agosto de 2012, Kessler (guitarrista fundador de Interpol) y Banks volvieron a verse. Y empezaron a tocar. No había ningún plan. O eso dicen. Todas las bandas tienen un plan. Sin plan, no hay banda: sólo un grupo de amigos tocando por tocar. Resulta que Interpol son algo más que eso. Y las canciones empezaron a surgir. Ensayaban de prestado en el local de otra banda de amigos, Battles. La marcha de Carlos obligó a coger el bajo a Banks por primera vez. No buscaron sustituto: Paul se encargaría del bajo, al menos en el estudio. El Pintor se grabó íntegramente en Nueva York, entre los estudios Electric Ladyland y Atomic Sound, propiedad del grupo.

Lo que viene a continuación está escrito a la vez que suena por primera vez El Pintor a través de los auriculares, con la intención de captar al vuelo las primeras impresiones que surgen no tras la escucha, sino durante la escucha. Es una manera de compartir casi a tiempo real las sensaciones provocadas por uno de los lanzamientos más importantes de este 2014.

El disco completo se puede escuchar desde hoy en streaming en la web de npr.org.

[PLAY]

  1. All The Rage Back Home (4:23) – El mejor inicio posible. Paul Banks comienza arrastrando su voz en una línea melódica tan reconocible que he dado al [PAUSE] y me he escuchado todos los principios de las canciones de los tres primeros discos de Interpol para asegurarme de que este primer verso no era otro primer verso ya escuchado con anterioridad. Un cambio de ritmo de veteranos: la sorpresa es una herramienta al servicio de los que reflexionan. Canción candidata a levantar la energía de cualquier concierto, dice Banks que la letra se le ocurrió en Buenos Aires. Un single claro. Oscuridad y dobles sentidos. All The Rage Back Home fue la segunda canción que la banda decidió sacar a la luz después de Anywhere, y el único video musical hasta el momento de su nuevo disco (en el que se puede ver a Paul Banks tocando el bajo).

  1. My Desire (5:00) – Un título muy ceñido al libro de estilo. Hace unos años, Paul Banks aseguró que todas las canciones de Interpol hablaban de sexo. Construida sobre un riff de guitarra reconocible desde la primera escucha, el bombo a negras obliga al movimiento. Se empieza a intuir que El Pintor es un trabajo que funcionará muy bien en directo. La voz de Banks se esconde entre capas y capas de distorsión, jugando con las distancias, sin llegar nunca a desaparecer.
  2. Anywhere (3:13) – Primera canción que se pudo escuchar de este disco, en la gira de festivales y conciertos puntuales que ha tenido a Interpol ocupados durante este verano. Otra canción de las animadas que suenan a los Interpol del Turn On The Bright Lights (Matador, 2002). Las guitarras siguen muy presentes y el ambiente creado es conocido.
  3. Same Town, New Story (4:10) – Un comienzo extraño, un loop de guitarra, un sintetizador muy presente. Una progresión melódica diferente, no tan ganadora, aunque aporta un pequeño juego de pregunta-respuesta coral que sí es atractivo. Parece el típico experimento de estudio que han logrado reconducir para convertirlo en canción, pero sin la estructura de estrofa-estribillo-estrofa de la que salen siempre bien parados. Este corte, que supongo sirve para separar una primera parte del disco, podría estar perfectamente en su anterior trabajo (que no era tan malo como se recuerda).
  4. My Blue Supreme (3:09) – Otro inicio 100% Turn On The Bright Lights. Un medio tiempo sinuoso con diferentes dinámicas. Otra canción muy Interpol. Otro estribillo coreable, recordable, que funciona para calmar el ánimo sin adormecerlo. “This kind of shit don’t heal in a week”, se le escucha decir a Banks en algún momento.
  5. Everything Is Wrong (3:33) – Una de las canciones que se recordarán de El Pintor, que se pedirá a gritos en los conciertos y que formará parte del grandes éxitos de la banda, en el caso de que decidan editar uno en algún momento. La energía está perfectamente equilibrada y el estribillo encuentra fácilmente un hueco donde acomodarse dentro de la memoria.
  6. Breaker 1 (4:14) – Quizás la canción más elaborada del disco y mi favorita hasta el momento. Otro hit incontestable, nada obvio, que se va construyendo a sí mismo poco a poco. Queda definitivamente demostrado que este es un trabajo donde las guitarras tienen una importancia máxima, por encima incluso de los ritmos artesanales de Sam Fogarino (uno de los músicos más impactantes de ver en directo) y en la misma horizontal que las melodías de Banks. Acaba con un sample en italiano de algo que imagino será un diálogo de alguna película de culto, porque Interpol, en ese sentido, no dan puntadas sin hilo.
  7. Ancient Ways (3:01) – Tercer y último adelanto que pudimos escuchar de El Pintor, subida al canal de YouTube de la propia banda el pasado 18 de agosto. Otra canción de perfil alto, que rebosa fuerza y que se adivina como uno de los momentos culminantes de cualquier directo de la nueva gira que están a punto de empezar. Mítico el final con la batería sonando sola, abandonada.
  8. Tidal Wave (4:18) – Otro single indiscutible, que esconde un estribillo complicado, que pone a prueba al oyente por la progresión extraña de acordes elegidos para darle continuación a una estrofa perfecta. Es la única canción que he tenido que escuchar dos veces seguidas para asimilar toda la información que contiene. Suenan arreglos de sintetizadores y suenan cosas que no suenan en cortes anteriores.
  9. Twice As Hard (4:56) – La canción más larga del disco junto con My Desire y la primera y única donde se reconoce claramente un piano. Lenta pero firme, con un ritmo de bombo y caja que gatea durante toda la estrofa, provocador, hasta que estalla un estribillo épico, muy de final de todo: de disco, de concierto, de momento.

Puede que no hubiera ninguna garantía de que la banda volviera a grabar nunca un nuevo disco. Sin embargo, eso pasó y estamos, probablemente, ante el mejor disco de Interpol de los últimos 10 años. Todo lo que hizo grande a este grupo de Nueva York, se reconoce y brilla como nunca en El Pintor. Estamos en 2014 y eso es más de lo que podíamos imaginar.

Puntuación: 9/10

Etiquetado en:
, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comenta con Facebook

4 Comentarios

  1. Completamente de acuerdo contigo, discazo. Las mejores en mi opinión Breaker 1, All the rage back home y My blue supreme y lo más flojo Same town, new story y Twice as hard

    LaLo

  2. el disco esta bueno, la unica que no me gusta mucho es my blue supreme

    danran

  3. ESTA MUY BUENO
    Y VALIO LA ESPERA

    OEDAT

  4. No entiendo por que Interpol (El album homonimo) fue tan duramente criticado, sinceramente me gusto incluso mas que Antics e incluso que TOTBL. Me parece tremendo album, y El Pintor me dejo un sabor de boca similar al que te dejo a ti, Pepo. Our love to Admire, la verdad, nunca le di una oportunidad para que creciera en mi, como le tuve que dar al album homonimo, que odie cuando escuche por primera vez, pero que algo en mi me decia que debia darle una segunda, tercera, hasta decima oportunidad, que creceria en mi, y sucedio.

    Esta banda me atrapo en un principio con su album debut, cuando los empece a escuchar (no hace mucho, entre el año y los 2 años). Ya conocia de la banda pero no me llamo mucho la atencion, estaba ocupado conociendo a otras bandas que habia ignorado, como QOTSA, por ejemplo. La banda me atrapo con sus hitazos. Evil, PDA, Obstacle 1. Luego de escuchar esas canciones repetidamente por youtube. Descargue su primer largo. Me gusto, lo escuchaba regularmente junto a otros albumes como el Humbug de los Arctic Monkeys o un Absolution de Muse, en esos viajes largos de auto, porque recuerdo estar de viaje cuando empece a escuchar regularmente a interpol, pues, era una combinacion letal, me hacia querer que la carretera fuera infinita. Luego de escuchar ese album y que me gustara, probe suerte de una sola con Our Love To Admire y Antics. Ninguno de los 2 me gusto tanto como el primero, y nunca crecieron en mi, mas que nada Antics, que fue al que mas oportunidad le di. Mas tarde disfrutaria mas escuchar Antics, hasta llegar a gustarme tanto como su debut. Mas tarde, descargaria Interpol. Lo odie, pero a las 5 escuchadas mas, por poner un numero, empezaron a gustarme canciones. Luego terminaria entendiendo el album y terminaria siendo mi trabajo favorito de Interpol. Luego aparece El Pintor, y me ha gustado mucho, a ver que tanto me terminara gustando. Saludos a todos.

    Angel

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Google+